Sexo telefónico porno

Sexo telefónico porno

803 353 142

El precio máximo por minuto de esta llamada es de 91 céntimos de euro si llama desde un teléfono fijo y de 1 euro y 27 céntimos de euro si llama desde un teléfono móvil, impuestos incluidos. Este servicio para adultos reservado a mayores de 18 años está prestado por SOLAIKA SRL. APARTADO DE CORREOS 57204. 28223 MADRID

Sexo telefónico porno

Llama Mercedes la porno-dentista telefónica. Mercedes es la mujer más concurrida en el mundo de las llamadas eróticas desde que se ha trasformado en una porno-dentista. ¿A quién le gusta ir al dentista? Pues, a nadie por supuesto. Sin embargo todos tenemos que ir. Ahora pero, para todos los varones de este país de cachondos y empalmados, ya está Mercedes. Ella no solo te hará abrir la boca sino que también te pedirá de desabrocharte los pantalones.

Reservar un sesión con la porno dentista no es difícil. Llama a su número porno y te contestará ella misma. Tampoco te saldrá caro. Una llamada costa meno de 1 euro por minuto.

Si se lo preguntas a directamente a Mercedes ella te contará que la idea de volverse porno dentista le ocurrió después de una larga jornada laboral. “Llevaba todo el día mirando hombres tumbados en la camilla boca arriba” nos cuenta Mercedes, “y con el paquete bien en evidencia. Tal vez ellos no se daban cuenta pero resultaban muy atractivos. Hasta que un día entró un verdadero guapo de paquete enorme. Yo soy cerda y algo puta, así que mientras al tío se le practicaba una limpieza dental, me acerque y empecé a acariciarle el paquete. Fue un éxito. Enseguida se empalmó. Un hinchazón impresionante, tan duro y largo que parecía un bastón. En dos segundos le desabroché los pantalones, les bajé los calzoncillos y liberé esa enorme polla que tenia de sus apretadas prendas. Era tan grande y tan gorda que casi no me cabía en la boca. Estaba rodeada por un suave pelo negro mientras debajo destacaban dos enormes huevos. Pues empecé a chupársela, claro está. El dentista le limpiaba las molas y yo le lamia la capilla, le acariciaba los huevos y me la tragaba hasta la base. Y cada vez que la limpieza dental le causaba daño yo le proporcionaba con mucho cariño placer. Se corrió en mi boca ruidosamente. Desde entonces tuvimos muchísimos más clientes… varones por supuesto”.

Sexo telefónico porno

admin